¿hacia dónde vamos?

Antes de nada, diré que en muchos aspectos no tengo nada que ver con el autor de La opción benedictina, el periodista Rod Dreher. No soy estadounidense y el libro está escrito en gran parte desde una perspectiva muy acusada de las relaciones del binomio religión-sociedad laica en la sociedad norteamericana, con su sistema judicial y democrático y su propio modelo estatal. Por otro lado no soy un cristiano de la Iglesia ortodoxa oriental que ha hecho su camino desde la Iglesia metodista, pasando por la Iglesia católica. Soy un cristiano bautizado, educado y confirmado en la Iglesia católica, que tuvo una cris espiritual de abandono de la práctica durante veinte años y que hace poco ha gozado de una conversión que le ha llevado a participar de nuevo en la liturgia y fe en el seno de la Iglesia católica. Tampoco soy una persona con ideología conservadora, ni en lo político, ni en lo social. De hecho, me molesta sobremanera la equivalencia que hace el señor Dreher del conservadurismo ideológico con el hecho de ser un buen cristiano.

9788490559468

Dicho esto, considero que tengo una y principal coincidencia con el autor, que es la de ser seguidor de Cristo, y eso creo que es lo más importante. Además coincidimos en la preocupación por el futuro de la Iglesia y sus valores en esta sociedad, no ya absolutamente laica, sino cada vez más anti-religiosa (que no anti-espiritual). La tercera coincidencia es la admiración hacia el estilo de la orden benedictina, con 1.500 años de antigüedad y que creo, también, puede ser un faro para los cristianos seglares de la Iglesia del siglo XXI. Así pues, creo que el libro de Rod Dreher es un documento válido para poder realizar una reflexión y debate sobre el futuro de la Iglesia.

Yo también entiendo que la Iglesia de las próximas décadas poco o nada se va a parecer a la actual Iglesia, tal y como la hemos conocido durante siglos. Creo que va a tener que ser una Iglesia cada vez más auténtica, volviendo a las comunidades de los primeros cristianos y que quienes profesemos esta fe vamos a tener que tomar opción radical por el Evangelio. Es muy posible que el número de personas cristianas se reduzca enormemente en Occidente y crezca y se reconvierta fuera de él. Así mismo creo también que los cristianos vamos a resultar casi unos bichos raros en este modelo social en el que vivimos. Igualmente pienso que el modelo de vivir nuestra fe va a tener que volverse hacia la oración y la contemplación mucho más de lo que actualmente está. Y hasta ahí. Porque hay algo que echo absolutamente en falta en todo el análisis de este periodista conservador que es el del papel del cristiano en la sociedad actual. Más allá de fabricarnos nuestros castillos desde los cuales defendernos del asedio y ataque, creo que el papel de los cristianos es el de ser militantes del Evangelio ahí donde estemos: en el trabajo, en nuestro tiempo libre, en la educación, en nuestras relaciones, etc. Se olvida absolutamente del papel de la Iglesia para mejorar nuestra sociedad y las desigualdades que hemos ido creando principalmente durante las últimas décadas, tanto en nuestras propias sociedades occidentales (y por lo tanto capitalistas y liberales), como en los países que hemos ido empobreciendo con nuestro modelo social insostenible. Ni una palabra sobre el cuidado de nuestro planeta, ni mucho menos sobre el papel de la mujer en esta Iglesia del siglo XXI y poco o nada sobre el papel de los seglares, más allá de la figura de acompañante (cuando nos dejan) que, hasta ahora, se nos ha asignado. Eso sí, muchas páginas para hablar de la agenda LGTBI y de las relaciones sexuales de los cristianos.

Finalmente coincido en la necesidad de repensar nuestras relaciones con el mundo tecnológico, que están deshumanizando por completo a las personas y en la urgencia, ya lo he señalado antes, de volver nuestra mirada a la oración y la contemplación como parte indispensable de nuestra fe y, por lo tanto, de nuestra vida.

Agradezco la publicación de este libro, en castellano, por parte de la Ediciones Encuentro, ya que me ha dado la posibilidad de reflexionar sobre cuál debe ser la estrategia a tomar en esta sociedad postcristiana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s